SOCIAL MEDIA

Tuesday, June 25, 2019

Así que quieres vender en Teachers Pay Teachers


Así que quieres vender en Teachers Pay Teachers...


Nota aclaratoria: Es probable que esta publicación parezca algo extraña a vendedores y compradores de Teachers Pay Teachers fuera de Puerto Rico, y es que acá, con mucha más frecuencia de la que se usa TpT, los maestros se involucran en transacciones persona a persona mediante pedidos por mensajes privados de Facebook y envíos por correo electrónico. Esta servidora solo vende en Teachers Pay Teachers.

Lo sé, por años has comprado material decorativo y educativo a vendedores dentro de grupos de Facebook. Has visto que a veces hasta son incapaces de dar abasto por la cantidad de órdenes que les llegan. Y últimamente, te has ido enterando de lo que hacemos las Tipiteras Boricuas. Como que te está entrando el espíritu emprendedor, ¿a que sí?

El asunto se agudiza porque no hay duda de que los maestros de Puerto Rico estamos sumamente desvalorizados, y el sueldo no nos da para vivir. Pero cuando parece que a otro maestro le va de maravilla con el emprendimiento, de una forma que parece fácil, te dices: «¡Ah, pues yo también!».

Voy a utilizar esta publicación algo incómoda para abordar este tema delicado. Y te pido que la leas con ojos objetivos. Día tras día, alguna de nosotras recibe algún mensaje expresando el deseo de aprender a vender recursos educativos o decoraciones. Y aclaro: me encantaría que más maestros puertorriqueños se hicieran vendedores de Teachers Pay Teachers, porque hace mucha falta ampliar el mercado en español. De hecho, unos cuantos podrán testificar de que ya los he ayudado con los primeros pasos en su tienda. Pero también reconozco que la cultura de compra y venta de materiales en Puerto Rico aún tiene mucho camino que recorrer, y que aunque todos los maestros técnicamente pueden hacerlo, no todos van a aguantar el empuje.


Un ejemplo no tan hipotético

Considera la vida de una Tipitera (no soy yo; no tengo hijos; esta es una situación hipotética, amalgama de todas nuestras experiencias):

Cierto día, dando clase, te «prende» un bombillo. ¡Una idea! La apuntas para que no se te olvide, esperando llegar a casa después de la jornada laboral, cocinar, bañar y acostar al bebé, preparar unas copias para mañana, para sentarte tranquila en la computadora a desarrollar esa idea. Pero el bebé se levanta; está desconsolado y tienes que ir a amamantarlo. Cierras la computadora hasta el otro día, cuando algo más ocurre.

Llega el fin de semana, y papá se ofreció a salir con los nenes para dejarte trabajar tranquila. Yes! Entras a Teachers Pay Teachers a buscar JUSTO el clipart que necesitas para tu idea. Navegas 20 páginas, y te decides por comprar un set de muñequitos de lo más chulo. Lo pagas, lo descargas, y produces 5 páginas de tu idea hasta que llega tu familia. Las otras 10 páginas las distribuyes en dos fines de semana más.

Ahora tienes que diseñar una portada, añadir unos términos de uso para que la gente respete tu trabajo y conozcan que has adquirido una licencia de uso comercial para las imágenes y letras, idear una descripción de todo lo que incluye el recurso, seleccionar un título adecuado que sea amigable para el buscador, y hacer otras cosas más con el archivo que es mucha información ahora mismo...

Tratas de decidir lo que sería un precio justo para tu archivo de 15 páginas que te tomó 3 semanas crear, basándote en su contenido, en recursos comparables que ya existen en TpT (estudias el mercado), el clipart que compraste, el tiempo invertido, tu propio «expertise» en el tema, hasta que... finalmente, subes el recurso a la plataforma de TpT... 15 páginas de destrezas de escritura por $3.50.

Y... co-quí...

Pasa un día, dos días, tres días... y no lo vendes. Vas a Facebook, y lo publicas. Vas a Instagram, y lo publicas. Entonces recibes decenas de mensajes parecidos a estos:
  • ¿Aceptas ATH Móvil?
  • ¿Tienes otro método de pago?
  • Lo quiero de [inserta última película de moda aquí].
  • No puedo hacer la cuenta de Teachers Pay Teachers.
  • No tengo tarjeta de crédito.
Y entonces empieza otra de tus obligaciones, el servicio al cliente... No; No; No, eso es ilegal; Escríbeme un mensaje privado para ayudarte; Puedes usar PayPal o una Visa Débito...





Más de nuestra realidad

¿Sabías que una de las Tipiteras Boricuas ganó menos de $4 en el primer AÑO de estar en la plataforma?

¿Sabías que otra de las Tipiteras Boricuas ha invertido sobre $700 en cursos y cientos más en programas y suscripciones para lograr lo que logra?

¿Sabías que dos de las Tipiteras Boricuas han invertido más allá en su negocio y asistirán este verano a Texas a una conferencia de tres días para la cual han costeado pasajes, taquilla, hotel e incidentales, todo para seguir progresando como Tipiteras?

¿Sabías que la razón por la que muchas Tipiteras Boricuas no vendemos por ATH Móvil ni hacemos envíos por correo electrónico es porque queremos TENER VIDA, porque aunque eso signifique MUCHAS más ventas y dinero limpio (vs. el 20% que nos quita TpT), es una rutina esclavizante?

¿Sabías que ninguna de las Tipiteras Boricuas alcanza a igualar su sueldo mensual todavía, aunque algunas llevan 7 años en la plataforma?

¿Sabías que a las Tipiteras Boricuas nos frustra en gran medida que, mientras nosotras tratamos de hacer todas las cosas por Ley, los maestros corran desbocados a comprar en grupos de otros creadores que inflan sus precios ridículamente, suben recursos de baja calidad, violentan derechos de autor a tutiplén, incluso ofreciéndose a hacer lo que sea que les pidan? ¿Y que esos grupos sean tan y tan grandes que somos como la hormiga frente al elefante? ¿Y que cuando nosotras nos negamos a usar sus muñequitos predilectos, se vayan a donde quien saben que les hace lo que sea?

¿Sabías que a las Tipiteras Boricuas nos frustra que muchos maestros aún no entiendan por qué está mal querer decoraciones de motivos famosos, y compartirles nuestros recursos pagados gratis a otros maestros?


El otro lado de la manzana

Esa es la vida de una Tipitera. Pero... no negamos que también es muy gratificante. Sí tenemos clientes que respetan nuestro trabajo, que valoran nuestro tiempo y nuestra creatividad, y que nos apoyan vez tras vez. Sí disfrutamos de saber que impactamos positivamente a un maestro, y de esa forma, a cientos de estudiantes. Sí recibimos suficiente compensación que justifique seguir en esto... pero solo cuando hacemos todas las tareítas: creación del material, diseño atractivo, buenas descripciones, educación constante, y marketing, marketing, marketing... No venderás solo con ponerlo en la tienda.

Entonces, ¿quieres vender en TpT? Por ahora, no te vamos a enseñar. Sé autodidacta; es lo que hemos hecho todas las Tipiteras Boricuas. Adquiere un curso, o busca tutoriales gratuitos en YouTube. Invierte, dinero o tiempo, o los dos, pero invierte. Tírate a crear tus primeros dos recursos (uno gratis, y uno pagado). Súbelo a la plataforma. Mercadea ese recurso. Crea tus cuentas en redes sociales. Entonces, cuando te hayas demostrado a ti mismo/a que vas a hacer esto con suficiente seriedad, cuando entiendas que no vas a hacer lo mismo que hace el resto de vendedores que roban ideas y muñequitos, entonces y solo entonces, busca ayuda. 


Nota final

Si llegaste hasta aquí, tal vez sea por una de dos tres razones: (1) quizás tengas coraje conmigo, porque quieres tu salón de Aladino o Toy Story a la buena o a la mala, o (2) quizás sigues tenaz en tu idea de vender recursos, porque entiendes que tienes la perseverancia y las cualidades para lograr marcar la diferencia en el ámbito de venta de recursos educativos en Puerto Rico, o (3) estás de acuerdo con lo expuesto y comprendes que ser Tipitera o Tipitero no es cáscara 'e coco.

Si es lo segundo, ve arriba aquí mismo en mi blog, y busca la pestaña Aprende TpT, y empieza a leer y ver enlaces útiles para dar los primeros pasos en tu tienda. Si eres de los buenos, te deseo todo el éxito del mundo y espero poder verte en una de esas mega conferencias de Tipiteros pronto.




Post a Comment